Amor y Psique: un cuento para San Valentín

Se acerca el día de San Valentín, con su dosis de romance y dulzura. Para algunas personas es una fiesta sin ningún significado, en cambio para otras representa una excelente oportunidad para celebrar el amor. En los dulces, en las fotos, en muchos regalos que se haces generalmente en San Valentín, muchas veces encontramos la representación de Cupido. Estamos acostumbrados a imaginarlo como un niño que dispara flechas con su arco para enamorar a dos personas, pero hace tiempo alguien representó a Cupido de una manera totalmente diferente.

Hablamos de Lucio Apuleio Madaurense, más conocido como Apuleio, escritor, filósofo y retórico nacido hacia el 125 d.C. en Madaura, en la provincia romana de Numidia. En su obra «Las Metamorfosis», Apuleyo cuenta una historia mitológica, con un sabor mágico y una atmósfera de cuento de hadas, titulada «Cupido y Psique».

Es la historia de Psique, la hija menor de un rey, dotada de una belleza extraordinaria y, por tanto, cortejada por muchos ciudadanos y extranjeros. El magnífico aspecto de Psyche y el cortejo de tantos hombres pronto despertaron los celos no solo de sus hermanas mayores, sino también de la diosa Venus, que no tenía intención de compartir su gloria con un mortal.

Un día, Venus encargó a su hijo, Cupido, que hiciera que Psique se enamorara de un hombre vil, pobre y despreciado. Luego, Psique fue llevada a un palacio encantado, con pilares, paredes y muebles de buen gusto. Después de una cena con un coro que cantaba para ella de fondo, Psyche se retiró a dormir. Luego, durante la noche, llegó el que debió ser su marido desconocido, y ganó su amor en la oscuridad, concibiendo con ella la semilla de un hijo. Durante el embarazo, Psyche comenzó a sentir la tentación de ver el rostro de su amado esposo, que nunca se le había mostrado, excepto en la oscuridad.

Una noche, abrumada por la curiosidad, mientras su amado yacía en su cama, Psyche encendió una vela para poder ver el hombre por quien incluso habría dado su vida. La luz le mostró el mismo Cupido, con su pelo dorado, cuello pálido y mejillas sonrosadas. Sin embargo, «la lámpara, ya sea por una traición maligna o por celos culpables, ya sea que anhelara tocar y casi besar tal cuerpo, dejó caer una gota de aceite hirviendo de su llama brillante sobre el hombro derecho del Dios», quien naturalmente se despertó y descubrió la traición de su novia.

Así Cupido, que la había casado en secreto de su madre para salvarla del matrimonio con un hombre cobarde, pobre y despreciado por todos, se vio obligado a abandonar a Psique. Desesperada, ella fue dispuesta a enfrentarse a la misma diosa Venus, junto con crueles desafíos, para recuperar su amor.

La historia de los dos agraciados amantes también inspiró la escultura del mismo nombre creada por el pintor y escultor Antonio Canova entre 1790 y 1795. Se puede admirar en el museo del Louvre en París, pero también hay una copia en el Museo Estatal del Hermitage.de San Pietroburgo.

La lectura de esta joya de la literatura latina es recomendable no solo para los enamorados, sino para todos aquellos que necesiten pasar unas horas envueltos en la magia de uno de los cuentos de hadas más bellos y fascinantes escritos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + trece =