La luna de Luke Jerram que viaja por el mundo

¿Cuántas veces habéis mirado al cielo, quizás con un telescopio, y soñado con ir a la luna? El artista Luke Jerram gracias a su instalación nos regala un encuentro cercano y muy sugestivo con la luna, con su obra de arte podemos ver la luna como nunca antes la habíamos visto. 

El artista inglés creó una luna enorme, de unos siete metros de diámetro, que tituló «Museum of the moon». Esta creación itinerante es exhibida en todo el mundo y sobre toda el área de la escultura se proyectan imágenes reales de la superficie lunar proporcionadas por la NASA. Las imágenes se mezclan con diferentes luces y diferentes melodías, creando una atmósfera fascinante. Pero hasta que no se ve la obra de Jerram personalmente, no se puede entender su perfección, como si alguien hubiera robado la luna y la hubiera puesta en el medio de la habitación, desplazándola para la exhibición sucesiva, es una instalación tan perfecta que parece real y deja a todos sin aliento. 

 “La luna siempre ha inspirado a la humanidad, actuando como una especie de ‘espejo cultural’ para la sociedad, reflejando las ideas y creencias de quien la observa en cualquier parte mundo. A lo largo de los siglos, la luna se ha interpretado como un dios y como un planeta. Se utilizaba como cronómetro, como calendario y era una fuente de luz para facilitar la navegación nocturna. A lo largo de la historia, la luna ha inspirado a artistas, poetas, científicos, escritores y músicos de todo el mundo. La etérea luz azul proyectada por la luna llena, la delicada media luna que sigue al sol poniente o el misterioso lado oscuro de la luna ha evocado pasión y exploración. Todas las diferentes culturas del mundo tienen sus propias relaciones históricas, culturales, científicas y religiosas con la luna. Y sin embargo, de alguna manera, a pesar de estas diferencias, la luna nos conecta a todos”, esta es la descripción ofrecida en la página web oficial para explicar el motivo de la instalación lunar que está dando la vuelta al mundo. Así que el significado y la interpretación de la obra varían según el lugar de la exposición, según las diferentes culturas, historias y creencias que se esconden detrás del único satélite natural de la Tierra. 

Esta luna suspendida es exhibida tanto en el interior como en el exterior de los edificios y ya ha viajado a países como China, Islandia, Italia, España, Francia, Australia, India, Estados Unidos y muchos otros. En la página web oficial es posible mirar las fechas futuras que están siempre actualizadas. Ahora podéis apuntar el próximo evento en vuestro calendario para admirar la espectacular luna «en viaje». 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + dieciocho =